VUELTA DE VACACIONES Y PUESTA AL DÍA

Hola a todos. No es una entrada muy original pero es que no sé muy bien cómo empezar después de casi tres meses sin asomar el pelo por aquí. El caso es que yo pensaba tomarme un mes de vacaciones y aunque en realidad, de vacaciones, nada de nada, he estado ausente mucho más de lo que esperaba.

En agosto aproveché las vacaciones en mi escuela para trabajar mucho en Otra Profe de ELE y aunque no habéis tenido noticias, lo cierto es que he empezado un montón de cosas. La vuelta de las vacaciones a la escuela ha resultado muy intensa, a la dificultad que supone el fin del curso de verano, se añade el hecho de que por fin cambiamos de manual y todo el trabajo extra que supone tenerlo preparado para el inicio del curso de invierno. Para rematar, una repentina y atroz neumonía me ha tenido fuera de combate durante dos semanas y el inicio de curso de invierno nos ha deparado sorpresas no muy agradables (cambio a horario demencial incluido)  que nos van a a hacer trabajar mucho más duro para aguantar el chaparrón.

Supongo que tras este no muy afortunado inicio debería estar de bajón, pero en realidad, creo que nunca he empezado un curso con más ilusión que este. Puede que sea por la ilusión que tengo puesta en este espacio y todas las nuevas ideas que quiero poner en marcha gracias a él, o por el cambio de manual, que tanta falta nos hacía, seguramente por los grupos tan geniales que tengo este año, no lo sé, pero el caso es que estoy a mil y una año más , después de tanto tiempo haciendo este trabajo,  he llegado el primer día de clase con un nudo en el estómago por los nervios, he soñado con mis clases del primer día antes de tenerlas e incluso, un curso más, he ensayado con la pobre perra, que es una santa y me mira con la misma cara de susto que mis estudiantes de niveles iniciales.

viñeta

A veces me da un poco de vergüenza contar esto,  pero por otro lado pienso que el día que no esté nerviosa al empezar un nuevo curso, por muy mal que se presente, por muchos obstáculos que nos pongan en el camino, por mucho cenizo que ande por ahí suelto recordándome que estamos de mierda hasta el cuello, ese día sabré que ha llegado el momento de dejar este trabajo, porque la ilusión es el alimento del que se nutre el profesor (de lo que sea).

¿Y vosotros? ¿Cómo habéis empezado el curso? ¿Tenéis rutinas, supersticiones, manías?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *