LA EVALUACIÓN DEL PROFESOR

      Comentarios desactivados en LA EVALUACIÓN DEL PROFESOR

Creo que todos estamos de acuerdo en la importancia de la evaluación. A nosotros, los profes, nos permite comprobar si se han alcanzado los objetivos planificados así como detectar las dificultades en clase y en la forma de darla. A nuestros alumnos  los ayuda a ser más conscientes de sus fortalezas y de sus debilidades, en qué aspectos deben mejorar o en cuáles están mejor de lo que pensaban. Así pues está claro de que la evaluación es una parte esencial del proceso de aprendizaje, pero, ¿quién nos evalúa a los profesores? ¿Cómo sabemos si estamos haciendo bien nuestro trabajo o qué aspectos son mejorables?

 

Personalmente  creo que nuestra evaluación como docentes es tan importante como la de los alumnos, pero ¿cómo hacerla? ¿debemos dejarla en manos de nuestros alumnos? En mi opinión no es la mejor opción: Tenemos alumnos que vienen de tradiciones educativas muy diferentes a la nuestra, también hay alumnos en cuyas culturas es inconcebible criticar a un profesor, puede haber alumnos a quienes no les gustemos por cualquier razón que nada tenga que ver con nuestras clases, en fin, no parece una buena idea dejar todo el peso de la evaluación a los alumnos.

El curso pasado les pasé a mis alumnos un mini cuestionario sobre su aprendizaje que me dio algunas pistas sobre mi trabajo en aula. Las preguntas eran:

1.-¿Qué has aprendido este mes?

2.- ¿Qué  te ha gustado más? ¿Por qué?

3.- ¿Qué te ha gustado menos? ¿porqué?

Las respuestas, como digo, me esclarecieron algunas dudas que tenía sobre el funcionamiento de la clase, así pues a la primera pregunta la mayoría de las respuestas fueron: El subjuntivo, oraciones temporales, etc.

A la segunda pregunta la respuesta fue unánime: Lo que más les gustó fue organizar un viaje de fin de semana con sus compañeros porque practicaron con el teléfono (llamamos durante la clase a algunas compañías de autobuses para encontrar los billetes más baratos) y porque se dieron cuenta de que ya podía hacer muchas cosas en español.

Lo que menos les gustó fue el subjuntivo, porque para todos ellos resultó muy difícil. Lo cual es muy interesante porque en la actividad que a todos les gustó utilizaron el subjuntivo perfectamente.

Esto me llevó a darme cuenta de que me había dejado llevar demasiado por el manual (no muy bueno) y que no les había introducido de manera adecuada las funciones: expresar deseo, o expresar tiempo, partiendo quizá de manera indirecta de la gramática sin  reforzar  como debería el aspecto funcional.

Como podéis ver, un pequeño y casi improvisado cuestionario me aportó una información muy importante para mejorar mi clase, por eso este año me gustaría elaborar una pequeña encuesta de evaluación de la clase gracias a la cual, pueda mejorar los aspectos negativos y también reforzar los positivos de la clase. Para ello, os pido vuestra ayuda: he abierto este documento en Google docs y os pido vuestra colaboración para que entre todos podamos elaborar un cuestionario que nos ayude a mejorar en nuestra labor docente. ¿Qué aspectos deberíamos evaluar? ¿de qué manera? ¿qué preguntas se os ocurren? ¿con qué periodicidad pasaríais el cuestionario?  etc . Animaos a colaborar.